Noticias destacadas

Belén viviente: fe y tradición

Si  recurrimos a la historia, comprobamos que la tradición de montar el Belén o el Pesebre, arranca desde 1223, cuando San Francisco se encontraba en la ciudad italiana de Greccio. Allí, en una cueva, cerca de la ermita reunió a todos los vecinos para celebrar la misa de nochebuena. Hay varias versiones sobre cómo lo hizo, pero todas coinciden en que esa noche la misa se celebró con personas y animales vivos.

Se extendió por toda Italia esta forma de recordar el nacimiento de Jesús y años más tarde se fueron montando escenas del nacimiento. De Italia saltó a Europa y hoy en día el Nacimiento, el Belén o el Pesebre (en cada lugar se le llama de una forma) pasa a ser parte de nuestras tradiciones religiosas.

Las tradiciones nos ayudan a conservar un valor que es importante para un pueblo, en nuestro caso, conservamos un valor religioso, que es importante para cada hogar y comunidad cristiana.

Por otro lado, montar el Belén, el Nacimiento o el Pesebre (da igual cómo se le llame) tiene un gran valor educativo, pues a través de las imágenes, expresamos y comunicamos una gran verdad: Dios se hizo hombre para que nosotros sepamos reconocer el camino que nos lleva hasta Dios.

Os dejamos las imágenes del Pesebre viviente que se celebró en la capilla de María Reina (Comunidad de Buenos Aires – Argentina)

 

                                   

 

Tags