Noticias destacadas

12 de Octubre: nace la Congregación

Corre el año de 1880. Nos situamos en la España del XIX. Mientras en Europa se inician procesos de transformación social y económica con la llegada de la revolución industrial; España sigue marcada por un modelo económico agrario, al cual aún no ha llegado la mecanización a sus campos.

Para potenciar los intentos de desarrollo industrial en el campo textil, siderúrgico o minero, se crean las primeras líneas de ferrocarril. Sin embargo, en nuestro país sigue siendo muy deficiente el transporte terrestre, muy alta la tasa de analfabetismo y la población está sumida en una gran pobreza. La modernización queda muy lejos.

Al final de siglo sanidad y educación son dos campos que aún no pueden ser asumidos por el gobierno de la nación en ese momento.

Maximiano Fernández del Rincón y Soto Dávila, no es ajeno al momento social y político en que se encuentra la sociedad, sufre y se inquieta ante la realidad diaria que han de afrontar las familias más desfavorecidas.

En relación al momento eclesial, le duele ver tanto el laicismo en esta España de finales del XIX, que funda la Revista “Fe Católica”.

Como Obispo de Teruel y posteriormente de Guadix-Baza, busca atender y acompañar sus sacerdotes, aunque no siempre será bien entendido. Tiene una gran formación teológica; en sus escritos y cartas pastorales deja orientaciones y profundas reflexiones, queriendo ser el Pastor que camina junto a sus ovejas.

Siente que debe responder al momento histórico y eclesial que está viviendo. Movido por dentro, decide iniciar la fundación de una congregación de religiosas dedicadas a la educación, especialmente de la mujer, la cual encontraba inaccesible su formación y educación.

Por su parte Teresa de la Asunción Martínez y Galindo, siente que su vocación es la vida religiosa. Desde pequeña así lo manifiesta a sus padres, quienes ven a su hija demasiado joven para ingresar en un convento de clausura. Le piden que espere algunos años. Así lo hará e ingresará en el Convento de Clarisas de San Antonio de Padua, en Baeza. Como religiosa vive intensamente su relación con Dios a través de la oración y los sacramentos. Teresa vive con profundidad su dimensión contemplativa, la cual le lleva irremediablemente a la vida comunitaria, al encuentro con las hermanas del convento. Y es la ausencia de este encuentro comunitario, el que le lleva a desear, cada vez con más fuerza, la creación de una congregación religiosa donde la vida comunitaria fuese un pilar esencial en la vivencia de la propia vocación.

Ambos proyectos nacen en cada uno por separado. Será Dios quien haga coincidir sus caminos. Siendo Maximiano confesor de Teresa, es este quien le comunica su proyecto de fundación y que cuenta con ella para tal empresa. Por su parte Teresa también comparte sus inquietudes y deseos de vida comunitaria y profunda oración.

Así el 12 de Octubre de 1880 se funda la Congregación de la Presentación de la Virgen María, de Granada, bajo el amparo de María en su actitud de Presentación. En esta nueva congregación se ha de armonizar la vida activa (la educación) y la contemplativa.

Hoy en día la Congregación está presente en Argentina,Colombia, España, México, Uruguay y Venezuela. El carisma de la Presentación es vivido por Religiosas y seglares, quienes comparten juntos la misión.

Al igual que los fundadores y las primeras comunidades de religiosas, mantenemos vivo el deseo de “llevar la salvación de Jesucristo a todas las clases sociales, principalmente por la formación de la mujer, mediante la educación y enseñanza, según las circunstancias de tiempos y lugares.” (Constituciones nº 3 )

Soledad Sáez Sánchez